domingo, 18 de agosto de 2013

Despertares/ 1 (Dijon)





Hubo por un tiempo 

un rumor nuevo

de panteras que se bañan, 

de piedras quietas. 

Un alborozo de azahares 

que se van quemando 

en cunas de basalto. 

Mas la hora impuso

una pesadumbre fofa

que iba mano en mano del aciago.


Un resquemor que aplana los collados 

se esparció,

enfermizo y mortecino, 

por el acimut de mis entrañas. 

Abiertos los ojos,

había casas de piedra

porosa y  mojada.

Abismos de siglos, 

de viento estancado, 
vacío.

Estaba yo muerto 

(dormido),

Errante, escabroso,

cual urodelo que desova 

cual tornillo que han limado.

Y no había nada más.

(Dijon, 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada